Cómo lograr que ella se vuelva loca de placer usando la lengua

> Mostrar Vídeo: "Cómo lograr que ella se vuelva loca de placer usando la lengua" <
PUBLICIDAD

 

El sexo oral es una experiencia maravillosa siempre y cuando se haga de la manera correcta, y no es necesario tener un manual con pasos a seguir, es decir, simplemente debes seguir tus instintos y observar las reacciones de tu chica, para saber si estás tomando el camino correcto.

Sin duda una de las experiencias más agradables de relax que puedes tener. Pero para tu chica? No siempre es el caso.

Esto en gran medida depende de las dos personas involucradas en el acto. Para algunas mujeres, el clímax viene acompañado por contracciones de los músculos de la pelvis, que se puede sentir por la penetración, dedos, o por la lengua durante el trabajo oral. Pero no todas las mujeres experimentan contracciones durante el orgasmo – hay gradaciones en la respuesta física de la mujer durante el clímax.

Ten en cuenta que todas las mujeres, sus cuerpos y sus métodos de auto-expresión son diferentes. Aquí hay algunos signos físicos comunes de la excitación y el placer en las mujeres:

PUBLICIDAD

 

 

  • Las contracciones musculares de la pelvis, la vagina y el ano: contracciones poderosas y altamente placenteras de los músculos de todo el cuerpo a menudo se llevan a cabo durante los puntos máximos de placer.

 

  • Muecas faciales: la boca por lo general se mantiene abierta (posiblemente debido a las contracciones de los músculos alrededor de la boca), los ojos se cierran, y los músculos faciales crean una mueca que se puede confundir con una expresión de dolor en lugar de placer.

 

  • La hiperventilación: respiración rápida y profunda puede ocurrir durante altos niveles de excitación y puede continuar a través del orgasmo. Es posible que la hiperventilación, que disminuye los niveles de CO2 en el cuerpo, contribuye al vértigo y mareo a menudo asociada con altos niveles de excitación.

 

  • Las vocalizaciones: durante el clímax, muchos hombres y mujeres emiten ruidos involuntarios, por lo general no verbales a menudo acompañan a las contracciones pélvicas.

 

PUBLICIDAD